Miedo


El miedo no suele permanecer estático, su naturaleza es cambiante, cuando no es detenido se mueve principalmente en dos direcciones en aparencia opuestas: Rabia y Tristeza. Tampoco le gusta quedarse allí... rápidamente puede desencadenar en ira por un lado y por el otro, en depresión.


Pero no tiene que ser así irremediablemente. Cuando el adulto dentro de nosotros actúa, el miedo puede ser frenado. ¿Cómo? Con una gran dosis de presencia. ¿Y qué es la presencia? Estar aquí y ahora. Regresar. Salir de la tenebrosa imaginación o de los terribles recuerdos y volver al momento presente.


Respira tu camino de regreso y vive; con cada célula de tu cuerpo vive en el momento presente, usando tu vida y disfrutando del privilegio de vivirla..

15 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo