El Sanador



El sanador no es un ser humano perfecto, muy por el contrario, se encuentra en su propio camino de crecimiento y evolución por lo que va entendiendo sus traumas y complicaciones personales día a día. Entonces, por qué se dice sanador?

En mi caso particular lo supe a través de la meditación. Al comenzar a meditar poco a poco se me fue entregando información sobre el cómo y por qué llegué a esta encarnación, de donde vengo, qué he hecho en otras visitas a este plano y cómo lo más satisfactorio para mi experiencia aquí, sería dedicarme de alguna manera a sanar corazones, uno a la vez, ya que allí es donde reside todo el poder personal.


Antes de esa revelación pasé por una densa capa de adversidad y problemas que me sumergieron en una depresión muy profunda. En el fondo de ese hoyo un día deseé sanar, deseé no sentirme tan triste y quise buscar de nuevo la alegría y el gozo de estar aquí. Probé varias alternativas y puedo decir que fué cuando comencé a meditar con regularidad que comenzó mi propia sanación. Como ya dije, es un proceso que se continúa desarrollando, pero a través de lo vivido, estudiado y experimentado, sé que puedo ayudar a otros a superar sus dificultades y recordarles su verdadera escencia y valor.


Estoy segura que todos somos sanadores en potencia, al igual que todos tenemos intuición y la posibilidad de vivir más allá de lo que nos dicen nuestros 5 sentidos, pero a veces necesitamos ayuda ya que nos estancamos, se nos acaban las ganas, se nos pierde el objetivo y nos anclamos en el dolor sin entender ni poder ver. El sanador es alguien de carne y hueso dispuesto a darte una mano, a oirte, entenderte y ayudarte a recordar que el poder dentro de tí es inmenso y está allí esperando a ser utilizado. Los sanadores somos la prueba viviente que el mundo es mucho más de lo que parece y que la energía, la magia, el amor son ingredientes importantísimos de nuestra vivencia terrenal.






12 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo